Isabelle H. Sudamerican Actress.

0 181

Por María Roman

Llegué al Sidarte junto mi primo (16) un poco antes de que empezara la función, él no tenía idea a qué se enfrentaría, yo sí, un poco. Había hablado con una de las integrantes del montaje para escribir al respecto, pero él, nada. Fuera del teatro nos encontramos con las fichas artísticas de las diversas obras que se estaban presentando en ese momento. Él las leyó, detenidamente, sin siquiera saber a cuál de ellas entraría. Le señalé Isabelle H. Sudamerican Actress y su expresión me aclaró un par de nociones: ‘guau’ y ‘quién es esa actriz’ desataron en mí una sonrisa cómplice. Haciendo la cola para poder entrar a la sala 2, lo convencí de que no investigara nada sobre la trama, ni a la actriz en cuestión. 

A los pocos minutos de habernos instalado en las gradas, yo ya sabía lo que se venía:  tres actrices chilenas que entrelazan roles de dirección, dramaturgia y actuación de manera horizontal, tejen identidades individuales y colectivas a partir de la imagen de Isabelle Huppert. En busca de su propio lenguaje escénico, las figuras femeninas desataron los hilos del fracaso en sus carreras como una necesidad exigida por el arte mediante una ‘europeización’ chilensis. Bajo un código de humor negro y patetismos, la construcción latente y esperanzadora a partir del vacío identitario se crea mediante ‘capas de actuación’. Cual capa de pintura sobre un lienzo, las actrices intercalan performance, documental, chat y programas de televisión como soportes materiales que constantemente juegan con el absurdo. 

Mediante los mecanismos performáticos, la toma de roles y el entrecruce de materialidades, los límites de lo políticamente incorrecto se disfrazan de ironías, provocando escenas delirantes cuyo origen radica en la metarrepresentación. Junto a ello, la desmitificación del virtuosismo actoral y la complicidad que emanan en escena dieron espacio a que la improvisación y el error logren congeniar de manera implícita. Esto propuso un camino con licencia para equivocaciones y una actuación desprovista de virtuosismos, donde el error resultaba algo fundamental para crear e impactar.

Una hora y media después, cuando ya nos encontrábamos fuera del teatro, mi primo me miró desorbitado y me dijo ‘no sé por dónde empezar’. 

 

Ficha Artística:

Dirección y Dramaturgia: Daniela Carvajal, Florencia Pastor y Constanza Sepúlveda.

Diseño lumínico y escenográfico: Nicolás Zapata.

Diseño Sonoro: Octavio Oshee.

Producción: Michelle Mella.

Elenco: Daniela Carvajal, Florencia Pastor y Constanza Sepúlveda.

 

Comentarios
Cargando...