Los niños y niñas aún no son prioridad

FOTO: FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO
449

Por Francisca Contardo
Educadora de Párvulo

El día 03 de diciembre de 2018, los trabajadores y trabajadoras de Fundación Integra comenzaron  una paralización a nivel nacional para exigir, entre otras demandas, una mejora de las remuneraciones, condiciones laborales y coeficiente técnico1 con el fin de asegurar condiciones óptimas para las educadoras y una educación de calidad para los más de 95 mil niños y niñas que atienden a lo largo de todo Chile.

En primer lugar, se exige una educadora por cada nivel asegurando la calidad de aprendizajes significativos y el bienestar para todos los niños y niñas y sin distinción. Hoy en día en el nivel sala cuna, por ejemplo, una educadora de párvulos es responsable de cuarenta niños y niñas, liderando dos equipos de cuatro personas cada uno. Además, debe diseñar, ejecutar y evaluar experiencias de aprendizajes para todos los niños y niñas. A su vez, debe liderar procesos de planificación educativa, jornadas de capacitación, procesos de gestión, diseño de proyectos educativos, protocolos de acción, entrevistas con cuarenta familias al año y cumplir con al menos dos reuniones cada dos meses, entre otras infinidades de funciones que no logran ser cumplidas en su totalidad en un horario de jornada normal de 08.30 a 17.30 hrs. Sin embargo, todo lo anterior corresponde a un solo nivel. ¿Qué sucede, por ejemplo, con el nivel medio mayor? Los niños y niñas que comprenden edades entre los tres a cuatro años son un grupo de veintiocho infantes liderado por dos agentes educativas2 y, en caso de que  la educadora se ausente de la sala, deben responder de igual manera a los roles y funciones que se mencionaron anteriormente. Muchas veces la propia directora del establecimiento, además del trabajo administrativo y de gestión, debe liderar el proceso educativo en estos niveles cuando suceden este tipo de situaciones.

En cuanto a los niveles en proceso de control de esfínter, se exige al menos un apoyo en sala de manera permanente para así reducir la intensidad del proceso de muda. Actualmente, un adulto o adulta en un nivel medio menor, comprendido por veintiocho niños y niñas de dos a tres años, debe mudar tres veces al día a veinte párvulos aproximadamente, con un peso promedio de 16 kilos, lo que es equivalente a mudar sesenta veces por día. Y este cálculo no considera a las trabajadoras en sala que son madres y probablemente llegan a sus hogares a continuar con las labores correspondientes a su familia y hogar.

Finalmente, entre otros beneficios que complementan un petitorio elaborado representativamente con todas y todos los trabajadores, se exige al Estado que los beneficios adquiridos como bono de escolaridad por hijo o hija, bono de vacaciones, aguinaldos y término de conflicto no sean reducidos.

Como se puede ver, todas las demandas anteriormente señaladas dicen relación con un cambio de paradigma que pretende posicionar a la educación inicial como la base de la transformación social y el progreso del país. Si la neurociencia acredita que la mayor cantidad de conexiones neuronales, sinapsis, ocurren aproximadamente entre el primer año y los cinco años, ¿no debiese un país dar un mayor énfasis a la educación inicial si el objetivo es el progreso efectivo? ¿No debiese Chile apostar por una creciente inversión en educación?

Fundación Integra es financiada a través del Ministerio de Hacienda, el cual provee los recursos anuales para el funcionamiento de las salas cunas y jardines infantiles de la institución. En las mesas de diálogos, con los y las representantes de los sindicatos a nivel nacional, el ministerio señaló la falta de recursos del gobierno para proveer de mayores inversiones a la Fundación. Sin embargo, esto no se condice con el crecimiento económico del país que se informa a través de los medios, donde se confirma el mejor crecimiento económico desde el año 2012, expandiéndose en un 5,3 % durante el segundo semestre3. Entonces, ¿por qué no invertir en educación?

Según Paulo Freire, educador brasileño conocido por ser el pedagogo de los oprimidos y transmisor de la pedagogía de la esperanza, la educación te despoja de la apatía, del conformismo y del exonerado político, proveyendo a las personas de una visión y opinión respecto del mundo. Esto demuestra que la inversión en este área debiese ser considerada una prioridad. En los años 70 la educación era discutida por ser una herramienta de segregación social que concentraba el rendimiento positivo en hijos e hijas de clase media alta, respondiendo a una demanda de país que requiere empleados y empleador: “Educador para formar una lucha de clases”4. Cuarenta y ocho años más tarde, la educación no debiese continuar con el mismo paradigma, sino más bien debiera ser validada como una herramienta para afirmar la contracultura con el objetivo de fortalecer una sociedad igualitaria y equitativa, y así no formar personas que aprendan a obedecer ideologías y/o hegemonías que controlan moral e intelectualmente a otros y otras.

A lo largo de los años, los sindicados han luchado por propuestas que validen el trabajo en aula y que considere la educación como un elemento fundamental para forma una “persona nueva” y crear un “ser social”5 , desarrollando las diversas capacidades de las personas, fortaleciendo las competencias necesarias para enfrentarnos al mundo actual, y simultáneamente que responda a condiciones laborales óptimas para todos los trabajadores y trabajadoras. Abraham Maslow, psicólogo estadounidense considerado como propulsor de la psicología humanista, desarrolla su teoría de la pirámide de las necesidades, aludiendo a la satisfacción de requerimientos básicos para el cumplimiento efectivo de las funciones de un trabajador en una empresa. Nuestras demandas como funcionarios y funcionarias dependientes del Estado de Chile, específicamente del Ministerio de Hacienda, son precisamente para que cada uno de los más de 95 mil niños y niñas que se atienden en Fundación Integra acceda a una educación de calidad, lo cual hoy, para el mismo gobierno que dijo “los niños primero”, no es prioridad.

Considerando lo anterior y la falta del Estado para garantizar el derecho a la educación de calidad, como trabajadores y trabajadoras de la institución decidimos movilizarnos para luchar por nuestros derechos, los que en reiteradas oportunidades han sido vulnerados.

Desde el inicio, las paralizaciones fueron incrementando día a día y, pese a que los primeros siete días de marchas no fueron informados por los medios, el ruido comenzó a invadir las calles de todas las ciudades y las familias comenzaron a apoyar pese a sus dificultades. Las oficinas regionales de todo Chile, e incluso JUNJI (Junta Nacional de Jardines Infantiles), comenzaron a manifestar su apoyo por esta lucha justa. El día martes 11 de diciembre, la Dirección Ejecutiva de Integra llama a reunión junto con representantes del Ministerio de Hacienda y de la Subsecretaría de la Educación Parvularia. ¿Los cambios? Ciento veinte educadoras más para todo Chile y un reajuste salarial del 0,5%. Ciento veinte educadoras de las cuales una va a llegar, por ejemplo, a toda la región del Maule que cuenta con ciento cincuenta centros educativos.

Como trabajadores de Fundación Integra alzamos las voces y queremos que el país se entere de los que está ocurriendo ¿por qué? Porque es necesario transparentar para darnos cuenta que en vez de progresar estamos retrocediendo, porque es necesario que como instituciones de educación inicial nos alineemos y exijamos de una vez por toda que el Estado se haga cargo de proveer las condiciones mínimas que ellos mismos declaran para exigir la calidad educativa. Porque se crea una superintendencia de educación parvularia, que lejos de velar por la educación de los niños y niñas y los funcionarios de estas, vela por los intereses del Estado.

La educación es creadora y transmisora de valores, culturas e ideologías, nos permite fortalecer nuestro ser creativo, reflexivo y crítico de los modelos curriculares, y la primera infancia es el período del desarrollo pleno de mecanismos hormonales y neurológicos que crean estructuras en el cerebro que determinan la personalidad de una persona6. ¿Prioridad? No hoy, no en Chile.

 

  1.  Se hace referencia a éste para hablar de la cantidad del personal profesional y técnico en relación al número de párvulos por nivel.
  2.  Personal de servicio, miembros de la comunidad, familiares o profesionales que se encuentren vinculados al sector de protección, nutrición, salud o educación.
  3. www.bancomundial.org
  4.  Paul Willis, 1997
  5.  Fernández, 2006
  6. Fernández, 2009