El sujeto lírico ha bajado

528

Rodrigo García Marina (1996, Madrid). Estudió viola en el Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas de Gran Canaria. Actualmente cursa el Grado en Medicina en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y el Grado en Filosofía en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Ha publicado ‘La caricia de las amapolas’ , premio Saulo Torón 2015, y ‘Aureus’ (Bandaàparte), premio Irrenconciliables 2017.

I

el sujeto lírico ha bajado
al bar, en la esquina las oportunidades
se muestran como un tarot para pobres
ha pedido aceitunas

vivir en la esquina de las circunstancias

aquí las llamamos olivas, le responden
tan lejos de sí mismo ha sentido su voz
que en la proyección de las cosas que pasan porque sí
ha podido vislumbrar el giro de una minucia
surcar un océano, de boca a boca
se ha perdido el sonido en la orgía de los ruidos

el idioma del extranjero es una ortiga

surcar el océano construido por los hombres
más blancos
los más inteligentes
tan poderosos que

digo yo
repite conmigo: me a bu rres

si la acción requiere movimiento
pasa página, por favor, desplázate
link a link
si
la acción requiere
movimiento, el sujeto lírico se levanta
y se va, con cara de poquísimos amigos.

 

II

dónde debería haber ido aquel día convertido en noche
trabajando de sol a sol
por una estrella Damm y una lata de aceitunas robadas
el aceite de oliva es tan caro a las afueras del mundo
que si el mundo fuera algo, sería

un cortijo inventado alrededor de una siembra de hombres
bellísimos, tan dispuestos a hacer el amor
de
sol a sol
de padre a hijo
de sujeto lírico a objeto lírico

tan dispuestos ¡que!

dónde debería haber ido aquel día
si las luces del mundo se fundieron
si las ortigas no dieron flor.

Nadie fallaría. Nadie.

 

III

el sujeto lírico quiere ser infalible
no ha llegado a tiempo para la comida familiar

el sujeto lírico podrías ser tú
o ser yo
o no ser nada coherente

si el arte no es una biografía
y la vida no es una ficción

entonces
el sujeto lírico erra y dispara
contra la memoria de los poetas crueles.

 

IV

si crees en el funcionalismo del lenguaje
convierte todo esto en economía
anda ¡pero si no te cuesta nada!

vende el cuerpo de mis padres por Wallapop
y, mirándome a los ojos,
pide a alguna organización mundial
la paz de esos hombres que no aman la longitud del infinito