Decimario para Violeta Parra en sus cien años

1.003

Les doy las gracias a Paula Miranda, Cecilia Astorga y Fernanda Cárdenas: mis tres principales puentes hacia Violeta.

Cien versos para Violeta
hoy yo te quiero cantar
me propongo improvisar
mis penuria’a lo poeta.
Alabarte, esa es mi meta
pues tú eres mi mentora
estudiosa y gran cantora
quedaste presente aquí
y celebramos así
de tus cien años la hora.

Con mi palabra inclinada
cien versos para Violeta
un canto lleno, sin grietas,
yo te ofrezco tan honrada.
Siempre yo quedo admirada
de la fuerza de tu verso,
tambaleando el universo,
llega a todos, cantan todos,
en tu canto está mi modo
canto de todos inmerso.

Te celebro tus quehaceres,
nunca te quedaste quieta
cien versos para Violeta,
cantaré pues grande eres.
Canto fuerte, si tú quieres
y no usaré plan de vuelo
tu presencia siempre huelo,
Violeta siempre conmigo
el vivo se hace un amigo
pactan el cielo y el suelo.

Una de tus mil facetas:
recorrer la geografía,
por su cantar a porfía
cien versos para Violeta.
La palabra, tu gran beta
y escuchar palabra ajena,
pues es sana, cual verbena
y es poderosa también
mari mari, pu lamgen
cantan las voces serenas.

Por los campos, larga treta,
conocer la tradición
al sonido’el guitarrón
se llenaba tu maleta.
Cien versos para Violeta
que mostró este gran tesoro
décimas con gran decoro
para nadie un gran valor
Violeta Parra luchó
y sabemos hoy que es oro.

Polos opuestos en ella
rondan siempre su cabeza
a la salvación le reza
y con la muerte se estrella.
Para la poeta aquella
cien versos para Violeta
caen haciendo piruetas
ir y venir de su ciencia
bien y mal es su sapiencia
cielo y tierra, cual cometa.

Aprendiste rigurosa,
sus dolores y sus llantos
a la dicha y al quebranto
les cantaste clamorosa.
Eres mujer victoriosa
y mi palabra decreta:
cien versos para Violeta
en su día, eternamente,
por su mente inteligente
y su canto del planeta.

Si viajara yo hacia atrás
yo quisiera conocerte
así en mis brazos tenerte
con tranquilidad y paz.
A los que dicen “jamás
se puede volver a antaño”,
yo les digo, por cien años,
cien versos para Violeta,
replico siempre concreta,
y aquí, ahora, la acompaño.

Ya cantabas muy cansada
en tu carpa de la reina
la tristeza a ti te peina
con sus brazos de hondonada.
Tu cabeza alborotada
cantan penas y alegrías
bendiciones, porquerías
ya no calma tu libreta
cien versos para Violeta
pa volver su noche en día.

Que descanse ya tu alma
y que se mezcle en la tierra
aunque a veces uno yerra,
descansa, Violeta, en calma.
Te cantaremos con palmas,
celebrándote, profeta,
por estar siempre sujeta
a tu principal misión
por su amor, canto y pasión
cien versos para Violeta.

Isidora Sánchez Rodríguez (1994-)