Quiero alzar mi voz: literatura, música y veganismo

Reseña de Quiero alzar mi voz de Pilar Asuero, Rafaela Gómez y Paula Ulloa

214

Por Pilar Asuero, Rafaela Gómez y Paula Ulloa
Publicado por Constanza Escobar

Quiero alzar mi voz es una canción compuesta por Pilar Asuero, Rafaela Gómez y Paula Ulloa, conformada por voz y guitarra, con intervenciones corporales de zapateos, tintineos de cuchillos y el ademán de hacer callar a la voz que canta. La voz representa al animal asediado y las intervenciones realizadas a lo largo de la canción simbolizan al humano que ejerce constante opresión sobre las especies no humanas, como entes sin voz y sin derecho a la vida. En consecuencia,  el animal por medio de la canción encuentra la posible emancipación de la dominación que le ejerce el humano  con el fin de manifestar su sufrimiento a través de la letra y conmover al receptor.

Quiero alzar mi voz

Que hoy alzaré
mi rostro con la herida y mis dientes
los haré chocar
en mi voy a formar un grito.

Detrás de la ventana imaginaria
ya no la miro aunque que existiera
los haré chocar
en mi voy a formar un grito
los haré chocar
en mi voy a formar un grito.

Y se va acercando ya
pinto sonrojado el asedio
sabes que esta no es mi voz.

Y se va acercando ya
pinto sonrojado el asedio.

La canción representa el sometimiento del animal por el hombre a través de la perfomance mediante las teorías de Deluze y Guattari, utilizando conceptos como literatura menor, desterritorialización y colectivo de enunciación.

El concepto de literatura menor corresponde a la “literatura que una minoría hace dentro de una lengua mayor” (Deleuze y Guattari 28), esto quiere decir que se establece una posición asimétrica entre una literatura menor y una mayor, donde la literatura mayor presenta un poder jerárquico superior por sobre la otra.Se evidencia en la relación jerárquica existente entre los humanos y los animales, donde la figura del animal es la voz minoritaria en términos de poder, dentro de una lengua mayor liderada por el humano, quien ejerce dominio sobre este grupo sometido. En la canción esto se observa cuando el animal se trata de expresar a través de la voz y el humano lo intenta impedir al hacerlo callar.

El segundo término hace referencia a la desterritorialización, que corresponde a la posible línea de fuga que encuentra la lengua menor de la lengua mayor opresiva.Este concepto se evidencia en la canción en sí misma, al actuar como un punto de fuga, un medio de liberación y una voz que le permite al animal poder expresarse y comunicarse por medio de la melodía. El animal se independiza del opresor en la canción cuando las acciones de este último pasan a un segundo plano, demostrado, por ejemplo, en el estribillo, en el momento en que se silencia la guitarra ante las acciones del opresor.

El tercer concepto: colectivo de enunciación, denota que no existe individualidad del sujeto, sino que este representa a todo un colectivo, habla por todos los otros.Este se manifiesta en la voz del individuo que canta, quien representa a la figura del animal, en revelación de todos los animales subyugados por el ser humano. Se desliga de su individualidad, para formar parte de una colectividad, en este caso, el conjunto de animales asediados en los mataderos.

Finalmente, la canción Quiero alzar mi voz establece un vínculo entre la literatura y el veganismo, cuando reconocemos en ella conceptos utilizados por la teoría literaria y cómo estos pueden aplicarse críticamente a la sociedad actual.    

Referencia bibliográfica

Deleuze, Gilles y Félix, Guattari. Kafka: por una literatura menor. Madrid: Editora Nacional, 2002. Impreso.