Desarrollador de la app para evadir el Transantiago: “no podía ser uno más de los que agachan el moño frente al sistema”

4.866

Por Esteban Contardo y Jorge Ortiz

Conversamos con Leonel Carrasco, puentealtino, estudiante de ingeniería en informática y desarrollador de No me bajen, la aplicación para dispositivos móviles que permite a los usuarios reportar y conocer en tiempo real los lugares donde están fiscalizando el pago del pasaje del Transantiago con el fin de facilitar la evasión y evitar las multas que pueden llegar a costar 67 mil pesos.

¿Cómo se te ocurrió desarrollar la aplicación?

Por el alto costo de este sistema en que mucha gente no gana ni el sueldo mínimo. Además, que si uno no paga se le multa por un monto exagerado.

La universidad ha sido históricamente un espacio de los más acomodados, pero recientemente ha comenzado a abrirse hacia las personas de menores ingresos. Así, muchos jóvenes han logrado ingresar a los estudios superiores mediante becas y créditos, pero frecuentemente se olvidan de los problemas de su clase. ¿Cuál fue tu motivación para utilizar los conocimientos que has adquirido para contribuir a satisfacer necesidades puntuales de las personas?

Depende de cada uno nunca dejar de ser humilde ni olvidarse de dónde viene. Por mi parte, mi familia, de clase media, siempre me enseñó a pelear por lo justo y lo tengo grabado en mi mente. He visto muchos descaros por parte del gobierno actual y de los anteriores, pero principalmente me parece un problema el individualismo del común de las personas, que solo se preocupan de sí mismas. En este caso, el individualismo de las empresas las ha llevado al egoísmo de pensar solo en sus intereses y no en el de los usuarios. Entonces, pensé que no podía ser uno más de los que agachan el moño frente al sistema, que podía y tenía las capacidades de hacer algo más.

Por redes sociales algunos califican a los evasores como “pillos” y “sinvergüenzas”. ¿Has recibido críticas por desarrollar la aplicación?

Sí, hemos recibido insultos como “sinvergüenzas” y “ladrones”. El gobierno definió dos grupos: el que paga y el que no, generando conflictos en la gente y haciéndonos ponernos en contra nosotros mismos.

¿Cómo has respondido?

Simplemente hago ver que tenemos puntos de vista distintos.

¿Crees que si todos pagáramos mejoraría el sistema?

Creo que no. El sistema es subsidiado por mucho dinero por parte del gobierno y aun así, hay buses en malas condiciones, paraderos sin techos, mala frecuencia…

La Ministra de Transportes señaló para La hora en respuesta a la creación de la aplicación que “Difícilmente va a poder cubrir todas las zonas donde se está fiscalizando”. ¿Por qué los esfuerzos del gobierno se siguen concentrando en la represión y no en cambios estructurales del sistema?

Esto responde a los intereses de las empresas que solo piensan en ganar más y más dinero, que, si bien es lo que toda empresa quiere, no ejercen un equilibrio entre ganar dinero y dar un buen servicio. Este punto el más criticado por la gente.

Si en Google buscamos en la parte de las noticias la palabra Transantiago, la casi totalidad de los resultados se reparten entre accidentes de buses y medidas contra la evasión. Mientras que la posibilidad (ni siquiera certeza) de mejorar el servicio tiene muy escasas noticias. Esto es problema de la ambición ciega de las empresas que sólo buscan sobreabastecerse de dinero al menor costo posible, lo cual se evidencia en la casi nula mantención de algunos buses y en otros que derechamente son verdaderas chatarras en circulación.

Poniendo datos duros, en los medios siempre se dice que por evasión se pierden 150 millones de dólares, pero si nos tomamos un minuto para analizar esto, damos con una información sumamente relevante y que no se muestra: 70% del Transantiago se subsidia del Estado, entonces 30% se financia de los pasajeros. De estos últimos, un 30% no paga, por ende, solo el 10% sería la pérdida real y el 90% restante serían las ganancias del transporte público correspondientes a aproximadamente 1,5 billones de dólares, en términos simples es como que ganas 1500 pesos y sólo pierdes 150.