ALFREDO CASTRO Y EL REGRESO DE EXCESOS

0 658

ALFREDO CASTRO Y EL REGRESO DE EXCESOS: «OBVIAMENTE EL TEMA DE LA IDENTIDAD SEXUAL TIENE QUE VER CON LA REVUELTA»

La obra dirigida por Cristián Plana se estará presentando nuevamente entre el 11 y el 15 de marzo en el Teatro La Memoria. Para este remontaje, conversamos con el protagonista Alfredo Castro

 

Por Ismael Castellón          

Este lunes comenzaron los ensayos para una nueva función de Excesos, obra estrenada el 5 de octubre pasado en el GAM y que tuvo que cancelar sus funciones luego del estallido social. Tras otras tres muestras a fines de enero, el montaje volverá a presentarse en el Teatro la Memoria entre el 11 y el 15 de marzo.

Basada en el cuento del mismo nombre escrito por Mauricio Wacquez, Excesos además recoge fragmentos de otros tres textos del autor: Los domingos, La sonrisa en la boca y Frente a un hombre armadoCon un simple diseño teatral y un juego de luces y música alucinantes, el montaje nos traslada a una casa de campo chilena en los años setenta, donde somos testigos de un hecho fantasmal. 

Alfredo Castro representa a un militar retirado, que frente a su deseo por reencontrarse con una mujer que ha perdido, decide transformarse en ella para suplir en carne propia la ausencia de su amor. La sorpresa se hace presente con la llegada del mismo militar a escena, representado por Felipe Zepeda bajo una máscara idéntica a Castro, lo que genera un juego de cuerpos duplicados y nos traslada a un espacio ambiguo, en el que no sabemos con quién habla el protagonista, si está imaginando, soñando o si es alguien que contrató. 

El diálogo en la obra es casi inexistente, sino más bien se lleva a cabo a través de la voz en off del protagonista, una voz serena y profunda que resuena en la sala de forma penetrante. Con el paso de la historia, la relación de pareja se torna cada vez más violenta y humillante, alcanzando niveles de perversión inimaginables para los escritos de la época, a lo que el director ha respondido fielmente en el montaje que hoy se presenta. 

De esta forma, el Teatro La Memoria se transforma en un oscuro espacio con una sencilla puesta en escena conformada por un sofá, una lámpara y un mueble con un antiguo tocadiscos. 

«La obra juega con los cuerpos y la escucha, por lo que no fue necesario instalar una escenografía completa, ya que hubiese tendido a matar esa idea», afirma Alfredo Castro en entrevista con La Marraqueta.

Para esta nueva temporada, se esperan varios cambios, pues como dice Castro: «Cristián tiene una buena manera de rehacer la obra cada vez que la ponemos en escena». Esto podría resultar bastante atractivo para quien busque repetirse el montaje, aunque no habrán cambios en el texto, sino en los sonidos y el trabajo corporal. «No son cambios radicales, el que sea sensible se va a dar cuenta», agrega el actor.

 

EXCESOS Y EL ESTALLIDO SOCIAL

Desde el 18 de octubre el teatro ha significado un importante espacio de expresión para manifestar el descontento de la gente, por lo que varios montajes han decidido darse una vuelta y generar un significado con el contexto actual. Y Excesos no es la excepción, pues a pesar de no haber una crítica explícita, el elenco es consciente de la relación entre la libertad sexual y las urgentes demandas de la ciudadanía en cuanto a este tema. 

Mauricio Waquez fue un autor abiertamente gay y considerado muy provocativo por la marcada presencia de la temática homosexual en sus escritos, razón por la que se tuvo que ir de Chile. «Fue un exiliado de identidad de género, no un exiliado político, porque era tal el nivel de molestia que tenía, de no inclusión, que tuvo que dejar el país», relata Castro.

Además del contexto histórico, el montaje en sí muestra un nexo con la situación actual que se vive en el país. «Obviamente el tema de la pertenencia sexual e identidad de género tiene que ver con la revuelta. Y también la imagen del heteronormado militar toma vigencia en nuestra actualidad», remata el protagonista.

 














Comentarios
Cargando...