Categorías
Literatura Narrativa

Cuento: «Hora de reporte: 20.43» por Sebastián Jouannet

Sebastián Jouannet

Cargué la simulación por tercera vez. Me levanto a prepararme un café. Si volvía a dar resultados no significativos tendría que ir yo mismo. Si me veía obligado a viajar en el tiempo, tendría que quedarme toda la tarde haciendo el papeleo y llenando la bitácora. A veces me pregunto por qué tomé este trabajo. Cuando le comento a la gente que soy analista en el Ministerio de Unificación del Tiempo (MINUT) de la Asamblea Mundial todes se vuelven loques. No pueden creerlo. Me llenan de preguntas. Que a cuándo has viajado, a quiénes conoces, si vi la gran guerra del tiempo, si en el futuro los perros serán inmortales, si en el año 3020 todes son comunistas, si hay una línea de tiempo paralela donde soy Gran Canciller y así sin parar.

Me siento frente al computador: “#031PYJ2423 resultado inconcluyente, requiere revisión de  operador”. Maldición. Tendré que ir al año 2423, contratar gente para derrocar el gobierno de Guatemala, luego ir al año 2425, observar si la decisión fue correcta, luego volver al año 2423 evitar que yo mismo contrate a las milicias para derrocar al gobierno guatemalteco y luego volver al año 2121 y reportarle a la Comisión de Unificación de las Líneas Temporales lo que he observado, a través de un informe detallado, de manera que puedan elevar una solicitud al Alto Consejo de Dirección del tiempo y a Andrea Becerra, la Gran Canciller del Tiempo, sugiriendo la inclusión o no de este suceso en la línea única de tiempo aprobada por el MINUT. Todo esto en relación al Plan de Desarrollo Temporal y las Metas de Optimización Humanitaria que tienen como fin fijar una Línea de Tiempo Única que llevará a la humanidad a su máximo desarrollo posible, a través la ejecución o supresión de hechos históricos seleccionados para este fin. Cuando la Asamblea Mundial se hizo con el monopolio de los viajes en el tiempo, se establecieron criterios y líneas de acción estrictas para definir el futuro de la humanidad de manera científica, empírica y humana, con el máximo rigor, verificabilidad y transparencia. Lo que implica para mí, es que si me tiro un peo el 12 de septiembre del año 2322 a las 17:43 (GMT-3:00) tengo que anotarlo en la bitácora, para tener todas las viariables bajo control.

Al principio disfrutaba. Me entretenía con la fantasía de conocer a la Inventora. Por la naturaleza y funcionamiento de nuestras máquinas del tiempo solo podemos viajar hasta el pasado al momento en que se inventó la primera máquina del tiempo. Muches de mis colegas fantasean con conocer a Fernanda Lorca, la que inició toda esta cadena de eventos que me tiene a las 21:43 de un viernes, a mis 28 años, llenando una bitácora de 32 páginas respecto a cómo derroqué un gobierno para ver qué pasaba para luego desderrocarlo y anotar todo en mi cuaderno. 

Tras cuatro horas redactando el documento, inicio sesión en mi perfil en Minut.org para asociar las anotaciones a mi viaje. No encuentro el registro. Es imposible, cada viaje en el tiempo es registrado por la computadora. Podrá ser que…

Me encuentro en el año 2423 de nuevo. Veo pasar a un atractivo universitario, con unas cláviculas preciosas que succionan mi mirada. Le sonrío y me sonríe. Vuelvo al año 2121. Reviso mi perfil. Nada. Ningún registro. Como si nunca hubiera usado la máquina. 

Ahí está. Frente a mí. Fernanda Lorca. Al verme llega a la conclusión de inmediato. ¡Funciona! ¡Lo logré, en serio lo logré! ¡Inventé los viajes en el tiempo! La miro con pena. Si nada de esto pasa tal vez encuentre un trabajo que me llene. Tal vez me atreva a ser quien soy. Si nada de esto pasa, la gente tomará sus propias decisiones. El mundo será libre y no esclavo de un piso de burócratas transtemporales. Tomo un destornillador de su escritorio. Avanzo hacia Fernanda. Me aborda una sonrisa. Liberaré al mundo. Siento una punzada en mi espalda. El dolor me arquea la columna. Mientras caigo al suelo veo a Enrique, mi compañero de oficina. Me brota sangre de la boca.

Enrique, qué simulación es esta. Me río.

No es ninguna simulación amigo. Esto pasa siempre.