Niña quebrada

830

Obra por Macarena Soto
Poema por María Román

 

 

 

 

 

Llegaste de ballet, como todos los días
tu moño estaba tirante, pero no lo suficiente,
sonrojada por la agitación de ese rol designado
quisiste camuflar tu angustia frustrada
porque tu pequeña burbuja bordada había sido violada

Fragmentaria unidad de niña
Tejido frágil de sensibilidad única
Entramado de inocencia manchada

Corriste a tu habitación para encerrarte
el pequeño espejo de la casa de muñecas que te regalaron estaba mirándote
ahí, donde siempre lo has dejado
en la roñosa y oscura esquina de tu clóset.
Donde nadie puede verte
Ni siquiera tú.